Jiddu Krishnamurti On the Flowering of Goodness

Jiddu Krishnamurti On Being Good

It has been some time since I added to this series, which I think, at minimum, is very valuable for the following 2 reasons:  It can be very inspiring and it can provide explosive insight.  Having said that let us explore the following quote for Master Meditator, Jiddu Krishnamurti.

From:             Krishnamurti – The Wholeness of Life
Author:           J Krishnamurti
Chapter:         Part II – Chapter V – Pages 176-177
Published By:   HarperSanFrancisco

Quote From J. Krishnamurti:

“In consciousness there is the good and the bad; the bad is increasing; it is increasing because the good has become static, the good is not flowering.  One has accepted certain patterns of what is thought to be good and one lives according to those patterns.  So, the good, instead of flowering, is withering and thereby giving strength to the bad.  There is more violence, more hatred, there are more national and religious divisions; there is every form of antagonism, right through the world.  It is on the increase because the good is not flowering.  Now, be aware of this fact without any effort; the moment one makes effort one gives importance to the self, which is bad.  Just observe the actual fact of the bad without any effort, observe it without any choice — because choice is a distorting factor.  When one observes so openly, so freely, then the good begins to flower.  It is not that one pursues the good and thereby gives it strength to flower but when the bad, the evil, the ugly, is understood, completely, the other naturally flowers.”

This particular quote gives a very nice framework from which one can understand meditation and spiritual growth.  The essence here is that you cannot do anything more than master the Art of Observation.  Once you master this art, your progress is automatic.  Goodness is not sought, it just flows.  You job is simply to develop the ability to see without distortion.  That’s all.  See things exactly as they are through and through.  For this one must approach the fact without any bias or motive.  One must just simply look carefully.

Let’s try it right now.  Let’s not just discuss endlessly.  Close your eyes and look right now at the thoughts that are moving in your mind.  Without judgment, just observe what is going on.  See yourself making the effort to watch your thoughts.  See yourself getting lost for a few moments and then recovering and regaining attention.  See the desire to witness taking shape and being indulged in.  Guess what, goodness is starting to flow.  That’s right, awareness is the arch enemy of the “bad”.  Why?  Because it is the one thing you can do that does not feed it, and unfed, It starts to wither.  So the framework for spiritual growth is simple, either you attend and allow goodness to flower or you don’t and instead strengthen the “bad”.  The direction to go is a no-brainer.

 

Read Related Articles Below:



16 replies
  1. Anmol Mehta
    Anmol Mehta says:

    Hey Dana,

    Agree w/ Nikki there, thanks so much for posting this excellent resource. Will be sure to continue to mention it in the articles on Krishnamurti here.

    Blessings,
    Anmol

    Reply
  2. Anmol Mehta
    Anmol Mehta says:

    My Friend Guzman,

    I have a feeling your comments above in French are good, so I have allowed them to be displayed here. I would like to see these comments in English so please repost in English if possible.

    Also, thanks for the jokes. Laughter is always welcome.

    Cheers,
    Anmol

    Reply
  3. Guzmán
    Guzmán says:

    Jiddu Krishnamurti ;

    “There are three monks, who had been sitting in deep meditation for many years amidst the Himalayan snow peaks, never speaking a word, in utter silence. One morning, one of the three suddenly speaks up and says, ‘What a lovely morning this is.’ And he falls silent again. Five years of silence pass, when all at once the second monk speaks up and says, ‘But we could do with some rain.’ There is silence among them for another five years, when suddenly the third monk says, ‘Why can’t you two stop chattering?”

    http://www.katinkahesselink.net/kr/jokes.html

    http://seaunaluzparaustedmismo.blogspot.com/

    Reply
  4. Guzmán
    Guzmán says:

    Jiddu Krishnamurti y Satish Kumar.

    Mi encuentro con Jiddu Krishnamurti me reveló una visión totalmente diferente a las de Gandhi y Vinoba. Según ellos, uno encuentra significado en su vida a través del servicio. Pero Krishnamurti enfatizaba la necesidad de la libertad. Uno necesita estar libre del miedo y del condicionamiento de la mente antes de poder ofrecer cualquier servicio significativo. La libertad interna es el requisito previo de la libertad social y política.

    LA LIBERTAD ESPIRITUAL EMERGE CUANDO SE INDAGA PROFUNDAMENTE EN LA CONSCIENCIA

    En 1960 yo estaba en la ciudad de Varanasi (Benarés). Allí un amigo, Achyut Patwardhan, me dijo: “Debes conocer a Krishnamurti. Tu historia de entrar en una orden religiosa y luego abandonarla, le fascinará. El también abandonó su orden”.

    Había oído hablar de Krishnamurti. Muchos de mis amigos eran admiradores suyos. Eran lectores asiduos de sus libros y habían acudido a sus discursos. Pero yo conocía muy poco de él y de que había dejado una orden religiosa. Achyut alegremente disipó mi ignorancia:

    “Krishnamurti nació en 1895 en Madanapalle, en el sur de India. Su padre, un brahmín y funcionario del gobierno, era miembro de la Sociedad Teosófica. Tras jubilarse del funcionariado, el padre, junto con sus hijos, fue a trabajar y vivir a Chennai (Madrás), en el Centro Teosófico que estaba dirigido por la carismática y sociable señora Anni Besant. Ella quedó impresionada con el aura especial de Krishnamurti. Sus ojos profundos, oscuros y penetrantes contenían una especie de misterio y espíritu que hipnotizaban a la señora Besant. Había encontrado al Mesías, el maestro mundial, a quien ella y sus seguidores habían estado esperando durante tanto tiempo. La señora Besant quedó completa y absolutamente cautivada por la sencillez, la espiritualidad y la pureza de ese niño extraordinario”.

    Achyut paró un momento para tomar algo de té. Pensé que yo tenía nueve años cuando conocí a mi gurú. Krishnamurti tenía catorce cuando conoció a Annie Besant. “¿Qué sucedió entonces?”, pregunté.

    “La señora Besant no perdió tiempo. Durante los siguientes dos años ella y otros teósofos formaron una organización llamada “La Orden de la Estrella del Este” y pusieron a Krishnamurti al frente. En 1912 lo proclamaron el maestro mundial, y la señora Besant se hizo su tutora legal y lo educó en Inglaterra. Durante los siguientes diecisiete años, hasta 1929, se portó de la manera que se esperaba de él. La Orden de la Estrella del Este atrajo a varios miles de miembros por todo el mundo, y adquirió interés internacional. Pero entonces, después de indagar en su propia consciencia y alma durante mucho tiempo, después de muchas noches de confusión y angustia, Krishnamurti emergió como un espíritu libre y renunció a su papel de “Maestro iluminado”, “Gurú” o “Maestro Mundial”. Disolvió la Orden y abandonó la organización. Desde entonces ha hecho públicas sus opiniones, que me han ayudado a mí y a muchos otros a buscar la verdad y encontrar la libertad”.

    Este relato me pareció apasionante y solicité, a través de Achyut, poder entrevistarme con Krishnamurti. Arreglado el encuentro, fuimos a la casa de huéspedes del colegio y Achyut tocó suavemente a la puerta. El mismo Krishnamurti, listo y expectante, abrió la puerta. “Este es Satish, el que fue monje jainista”, dijo Achyut, presentándome. “Buenos días, señor”, dijo Krishnamurti, con voz educada y suave. Yo era un joven ordinario de veinticuatro años de edad, así que me sorprendió que me llamara “señor”. No sabía qué decir. Salimos a dar un paseo matinal por la orilla del Ganges. El alba apenas rompía. En esa luz tenue miré al gran hombre, del cual había oído hablar tanto. Tenía sesenta y cinco años, pero andaba con paso enérgico. No muy alto, y sin darse aires, parecía ser un hombre muy amable.

    LO SAGRADO HA PERDIDO SU SIGNIFICADO Y SE HA CONVERTIDO EN CONCEPTO Y RITUAL

    Justo al borde de la ribera había una familia de peregrinos que se metían en las aguas sagradas. Krishnamurti comentó: “Los hindúes consideran sagrado el Ganges, pero permiten que aguas residuales, excrementos y otras porquerías de la ciudad fluyan al río. La palabra sagrado ha perdido su significado y se ha convertido en un mero concepto. Bañarse en el agua sagrada no es más que un ritual”. Su cara denotaba una expresión de tristeza.

    “Ayer, Achyut me habló de cómo disolviste la Orden de la Estrella. Lo habrás comentado muchas veces, pero me gustaría oír de ti por qué lo hiciste”. “Sentí –dijo- que no hay un programa fijo con el que se pueda llegar a la verdad. La verdad es una tierra sin caminos. Ninguna religión es capaz de llevarnos a la espiritualidad o a la libertad. Las religiones son una causa de esclavitud tanto como cualquier otra. Sólo nos pueden ofrecer una jaula o prisión religiosa. Para andar libres tenemos que deshacernos de todas las muletas. Las religiones no son más que los intereses creados de la creencia organizada, separando y dividiendo a las personas. Las religiones se basan esencialmente en el miedo. Cuando comprendí esto, cuando lo vi claro, como la luz del día, me dije: si es así, entonces yo no puedo liderar una orden religiosa”.

    “Antes de disolver la Orden de la Estrella, tuve que disolver mi propio miedo, mi propia inseguridad. Una vez logrado eso, lo demás se hizo fácil. Sencillamente anuncié que la Orden no sólo no era esencial, sino que era una absoluta barrera contra el verdadero entendimiento, así que no se podía justificar más. Y así fue”. “¿Cómo reaccionó la gente ante tu afirmación?”. “Cuando se dieron cuenta de que no sólo estaba yo abandonando la Orden, sino que tampoco les estaba ofreciendo un ideal que pudieran perseguir, se sintieron defraudados. La gente ansiaba certezas, yo les estaba ofreciendo sorpresas”.

    “Si no les estabas ofreciendo un ideal, entonces ¿qué les estabas ofreciendo?”, pregunté. “Amistad, conversación y diálogo, para explorar la naturaleza de la realidad. La verdad no es algo prefabricado que te pueda dar una religión o un maestro. La verdad necesita ser descubierta. La vida es un viaje de descubrimiento. La certeza sólo es posible cuando existe algo fijo y permanente, mientras que la realidad se mueve y cambia continuamente. Se encuentra constantemente en estado de transformación.

    Si nuestras mentes están atadas a una creencia fija, a una determinada sabiduría, entonces ¿cómo podemos bregar con este cambio continuo? Ya que la realidad no es estática necesitamos mentes rápidas y corazones flexibles. Sólo entonces sabremos responder ante la naturaleza dinámica de la existencia. Yo no podía, y no puedo, ofrecer más que una constante conversación y exploración. A través de tal exploración podemos disfrutar de libertad total del miedo y de ideales fijos”.

    LA RELIGIÓN Y LA POLÍTICA SON PARTE DEL PROBLEMA, NO DE LA SOLUCIÓN

    “¿Estás diciendo que no hay nada de valor en los grandes textos religiosos como la Bhagavad Gita o la Biblia?”, le pregunté. “Puede que haya algo de valor en esos libros en términos de literatura o como un relato del pensamiento de una persona. Pero la verdad no está en ningún libro. Si la verdad estuviera allí, entonces no habría ningún conflicto entre la Biblia y el Corán, entre la Bhagavad Gita y los sutras budistas. El conflicto sólo puede existir entre lo falso y lo falso. No puede haber conflicto entre lo verdadero y lo verdadero. Ni entre lo verdadero y lo falso.

    Igual que no puede haber conflicto entre dos personas que amen la paz, o entre una persona que ama la paz y otra que ama la guerra. El conflicto en realidad sucede sólo cuando hay dos que aman la guerra y quieren salirse con la suya. El conflicto religioso es entre una religión falsa y otra religión falsa. Las religiones se han convertido en vehículos de propaganda, y la propaganda no es la verdad”.

    “¿Quieres decir que las religiones no son parte de la solución, sino parte del problema?”. “Gracias, señor”, dijo Krishnamurti. “Has estado prestando atención a nuestra conversación. Tienes toda la razón. La verdad no se puede comprender a través de ningún credo, ningún dogma, ninguna sabiduría filosófica, ninguna técnica psicológica, ningún ritual o sistema teológico. La verdad se experimenta de momento a momento, en la red de relaciones”.

    “¿Qué es la “red de relaciones”?”, pregunté. “Te das cuenta, señor, de que tú eres el mundo y el mundo eres tú? El mundo no es algo aparte de ti y de mi. Hay un hilo común de relaciones que nos teje a todos juntos. Fundamentalmente estamos todos totalmente conectados. Superficialmente las cosas parecen estar separadas. Especies distintas, razas distintas, culturas y colores distintos, nacionalidades y religiones y políticas distintas. Si te fijas bien, inmediatamente verás que todos somos parte del gran tapiz de la vida. Cuando podemos vernos a nosotros mismos como parte de este glorioso patrón de relaciones, entonces los conflictos entre naciones, religiones y sistemas políticos se acabarán.

    Los conflictos nacen de la ignorancia. Cuando ignoramos que toda la vida está interconectada, entonces intentamos controlarnos los unos a los otros. Cuando no existe el entendimiento de que las relaciones son la base de nuestra existencia, entonces sólo hay desintegración en la sociedad. Las relaciones son el cimiento sobre el que todos existimos”.

    Debimos de estar andando durante casi una hora. Krishnamurti tenía que dar su discurso público a las diez. Comenzamos a regresar. Achyut permanecía callado. Se alegraba de haberme presentado, un joven “rebelde”, a Krishnamurti, un viejo “rebelde”.

    Tras haber dado la vuelta, aún pregunté: “Dices que la religión, la política y las ideologías han herido a la humanidad. ¿Cómo podemos curar estas heridas? ¿Cómo podemos regresar al estado de unión?”. “El problema es mucho más profundo que lo concerniente a religiones o política”, dijo Krishnamurti. “Comienza en nuestras mentes, nuestros hábitos, nuestras vidas. Existe un condicionamiento constante que ha perdurado durante siglos. Estamos sujetos al condicionamiento y participamos en nuestro propio condicionamiento.

    El juzgar, el prejuicio, los gustos y disgustos, todos forman parte del mismo problema. Se nos ha condicionado para creer que el observador es distinto a lo observado, que el pensador está separado del pensamiento. Este dualismo, esta división en compartimentos, es la madre de todos los conflictos, la base de todo dolor y sufrimiento. ¿Me entiendes, señor? Es muy importante”. “Espero haberlo entendido. Sin embargo, ¿cómo pasamos del dualismo a la totalidad?”, proseguí averiguando.

    “Para poder sanarnos, debemos ir más allá de las teorías, las fórmulas y las respuestas prefabricadas. Debemos estar callados y prestar atención. El silencio y la atención proporcionan la base para la meditación. La meditación es un proceso curativo para las heridas de la fragmentación. Al meditar, las divisiones se acaban y la totalidad emerge. Ya no hay división entre “yo” y “tú”, entre “nosotros” y “ellos”, entre “bien” y “mal”. Cuando no existe el ego, no existe la vanidad, o el miedo, o el aislamiento, la inseguridad o la ignorancia, entonces hay curación y totalidad”.

    LA TRANSFORMACIÓN DE LAS CONCIENCIAS NO ES UNA UTOPÍA O UN LUJO, SINO UNA NECESIDAD

    Reiniciamos el camino. Krishnamurti me preguntó: “¿Qué crees, señor? ¿Qué piensas?”. “Tiene sentido. Entiendo lo que dices, pero cuando veo a esos bañistas ahí abajo, tus palabras parecen estar desconectadas de la manera en que ellos piensan, sienten y viven. Parece existir una enorme brecha. ¿Qué significan tus palabras para ellos?”. “Nada, quizás nada. Y sin embargo, si no nos transformamos radicalmente, corremos el riesgo de destruir no sólo a la especie humana, sino a la Tierra misma. Por favor, piensa en las armas nucleares y lo que todo eso implica. Una vida completa, noble y llena de claridad, es un imperativo para la supervivencia. No es una utopía o un lujo, sino una necesidad. Por favor. Cuando miremos profundamente y nos veamos a nosotros mismos como una parte integral del universo, entonces nuestras mentes parlanchinas se calmarán, la sordidez de la guerra humana desaparecerá, conseguiremos establecer un parentesco profundo y perdurable con la naturaleza”.

    Acompañamos a Krishnamurti hasta la casa de huéspedes y nos despedimos inclinándonos respetuosamente. El momento estaba impregnado de sentimientos profundos hacia un nuevo horizonte para la humanidad. Al llegar a la casa de Achyut, le dije: “Sus palabras son radicales, sus pensamientos sinceros, pero ¿puedes imaginarte un tiempo en el que estemos libres de templos, iglesias, mezquitas, rezos, curas, partidos políticos y todo lo demás que divide a la humanidad? Además, ¿no está tirando al bebé con el agua sucia de la bañera?”. Achyut me dijo: “Debemos comprender lo que es el bebé y diferenciarlo del agua sucia de la bañera. Existe una gran diferencia entre la religión y las religiones. Krishnaji estaría de acuerdo en que necesitamos ser religiosos, pero ¿necesitamos quedarnos con el agua sucia de los dogmas y las disciplinas?”.

    “Achyut, tú has pasado gran parte de tu vida en la política. Eras un importante miembro del Partido Socialista de India. Trabajabas para conseguir una transformación a través del cambio político. Pero ahora vives una vida tranquila, en este bungalow, rodeado de árboles y tranquilidad, mientras hay millones de personas ahí fuera sufriendo”.

    Achyut se quedó pensando. Y me dijo: “La política me falló, y ha fallado a India. Los políticos usan el lema de “servir al pueblo” como una cortina de humo. Una vez llegan al poder su meta principal es permanecer en el poder, por las buenas o por las malas. Yo ví todo esto con mis propios ojos. La historia de la política está llena de decepción, corrupción y desilusión. Por eso decidí que todo era una pérdida de tiempo y lo dejé. Así de sencillo. No hay ningún gran misterio. La política se ha convertido, como la religión, en parte del problema, y no en parte de la solución. La política significa “dividir” y “dominar”; esto era así con los ingleses y es así ahora con el partido Congreso. La lucha por la independencia fue una lucha desinteresada; ahora la lucha es por el poder, por los privilegios y por la riqueza”.

    “¿Qué alternativa hay, entonces?”. “La alternativa es la educación. Debemos dejar de corromper y condicionar a nuestros niños. Por eso, Krishnamurti y sus amigos han establecido colegios para hacer precisamente eso: uno en el sur de India, llamado Rishi Valley; otro aquí, otro en Inglaterra y otro en California. En estos colegios no existen dogmas fijos. Los niños son capaces de aprender sobre la unidad de la vida, a ver las cosas como son, a ser íntegros y plenos. Yo encuentro mucha más satisfacción trabajando con niños de la que hallé en la política”.

    Lo dejamos ahí. Vinoba había ampliado mi entendimiento de la espiritualidad para incluir el servicio a la comunidad y a la Tierra como una práctica religiosa primaria, pero ahora la búsqueda de Krishnamurti de la verdadera libertad había retado los mismísimos fundamentos de las tradiciones religiosas.

    SATISH KUMAR, Tú eres, luego yo soy. Ediciones i, 2006.

    http://seaunaluzparaustedmismo.blogspot.com/

    Reply
  5. Anmol Mehta
    Anmol Mehta says:

    Hi Micky,

    Thanks so much for sharing your thoughts and valuable personal experiences. I would like to make 2 important points here for everyone…

    1. There are essentially 2 paths to realization. One is Jyana Yoga (Gyan Yoga) or “Intellectual” Path. It is better to call it the path of insight. This is for those drawn towards Zen, Insight Meditation, Vipassana, JK, UG, Ramana Maharishi, etc. The other path is of Bhakti Yoga (Devotional path). This is for those who are drawn towards love, surrender, etc. They may follow the teachings of Krishna, Jesus, Shiva-Shakti Tantra, etc. Both are fine. I would perhaps first suggest Jyana Yoga as there you are your own master, but, eventually both lead to the same place — Divinity. Discover the Truth and you will discover Love, or discover Love and you will discover the Truth.

    2. J. Krishnamurti always and only points to the absolute and is uncompromising in that. Even the Buddha gave the 8 fold noble path, which advanced Zen practitioners know can be used as a compromise. So if you are at all depressed or emotionally unstable and looking for something positive to regain your footing, it may not be the right time to embrace J. Krishnamurti (or U.G. Krishnamurti). He will hang no carrot for you and give you nothing to hang your ego on. So, first regain your balance and mental fortitude, and then explore his profound teachings.

    Love & Wisdom,
    Anmol

    Reply
  6. Micky
    Micky says:

    SAVED BY GRACE
    About 3 years ago I dropped into a black hole – four months of absolute terror. I wanted to end my life, but somehow [Holy Spirit], I reached out to a friend who took me to hospital. I had three visits [hospital] in four months – I actually thought I was in hell. I imagine I was going through some sort of metamorphosis [mental, physical & spiritual]. I had been seeing a therapist [1994] on a regular basis, up until this point in time. I actually thought I would be locked away – but the hospital staff was very supportive [I had no control over my process]. I was released from hospital 16th September 2004, but my fear, pain & shame had only subsided a little. I remember this particular morning waking up [home] & my process would start up again [fear, pain, & shame]. No one could help me, not even my therapist [I was terrified]. I asked Jesus Christ to have mercy on me & forgive me my sins. Slowly, all my fear has dissipated & I believe Jesus delivered me from my “psychological prison.” I am a practicing Catholic & the Holy Spirit is my friend & strength; every day since then has been a joy & blessing. I deserve to go to hell for the life I have led, but Jesus through His sacrifice on the cross, delivered me from my inequities. John 3: 8, John 15: 26, are verses I can relate to, organically. He’s a real person who is with me all the time. I have so much joy & peace in my life, today, after a childhood spent in orphanages . God LOVES me so much. Fear, pain, & guilt, are no longer my constant companions. I just wanted to share my experience with you [Luke 8: 16 – 17].
    PS:Jiddu Krishnamurti, nearly sent me insane?
    PEACE BE WITH YOU
    MICKY

    Reply

Trackbacks & Pingbacks

  1. […] some more famous quotes on your Inner Self in the following 2 articles:Osho Quote on HappinessJiddu Krishnamurti on the Flowering of GoodnessFamous Quote 1You are the source of all purity and impurities. No one purifies another. – […]

  2. […] mantra;Be Good, Do Good.For more reading on this topic, you can check out the following articles:J Krishnamurti on the Blossoming of GoodnessHow to Live Lifeand for those of you looking to get started with your yoga practice, here is a good […]

  3. […] In the article, J. Krishnamurti on the Flowering of Goodness, Krishnamurti puts the importance of God a little differently by saying, "In consciousness there is the good and the bad; the bad is increasing; it is increasing because the good has become static, the good is not flowering."  And he goes on to explain that "bad", is anything that gives importance to the ego, and that this flowering of Goodness is the practice of Awareness.  This practice of awareness is another way of saying remember God Consciousness, remember you are the Great Witnessing, you are the Great Silence, Infinite, Endless and Timeless, and when you loose this Witnessing Consciousness, you are lost in the world of the ego, mind and dualism. […]

  4. Love Mind Body Spirit » Blog Archive » J Krishnamurti on Sensitivity - The Heart of Spiritual Living says:

    […] Jiddu Krishnamurti On the Flowering of Goodness […]

  5. Yoga Exercise » Blog Archive » The Good & Bad of Free Yoga & Meditation says:

    […] Jiddu Krishnamurti On the Flowering of Goodness […]

  6. Love Mind Body Spirit » Blog Archive » The Good & Bad of Free Yoga & Meditation says:

    […] Jiddu Krishnamurti On the Flowering of Goodness […]

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.